Mamometria del esofago

 

PREPARACIÓN PARA MANOMETRÍA ESOFÁGICA

PREPARACIÓN

  • El paciente debe asistir con un ayuno de 8 horas, siendo aconsejable que esta última comida haya sido ligera.
  • En los pacientes con acalasia deben asistir con un ayuno de 12 horas antes de la prueba.

Es necesaria la suspensión de ciertos medicamentos como:

  • Calcio antagonistas (Nifedipino – Verapamilo) Serán suspendidos 1 día antes.
  • Antiespasmódicos (Buscapina) y Promotilidad (Dompiridona –Metoclopramida – Cisapride – Mosapride) Serán suspendidos 1 día antes.
  • El día del examen no debe tomar analgésicos, sedantes ni tranquilizantes ya que estos medicamentos pueden alterar el resultado del examen.

¿QUÉ ES LA MANOMETRÍA ESOFÁGICA Y PARA QUÉ SIRVE?

Es la exploración de elección para evaluar la actividad motora del esófago y sus esfínteres, siendo especialmente útil en el estudio de la disfagia (dificultad para tragar) y en el dolor torácico de origen no cardíaco.

También se realiza en el estudio del reflujo gastroesofágico (junto a la pHmetría de 24 horas) y cuando se sospecha afectación esofágica por determinadas enfermedades sistémicas como la esclerodermia.

¿CÓMO SE REALIZA? ¿CUÁNTO DURA?

Con una pequeña sonda de plástico flexible de unos 2-­3 mm de diámetro. Esta se coloca por vía nasal con un poco de anestésico local. Para facilitar el paso por la garganta se le suele dar al paciente un poco de agua.

Una vez colocada la sonda se acuesta al paciente decúbito lateral izquierdo y se conecta a un pequeño aparato que transmite la información a un computador. Durante la prueba se retira despacio la sonda para ir realizando los distintos estudios, algunas veces sin tragar y otras tragando pequeños sorbos de agua. Con ello se consigue visualizar la actividad motora el esfínter esofágico inferior, cuerpo esofágico, esfínter esofágico superior y faringe.

Aunque la duración total del estudio no es previsible en algunas ocasiones, esta no suele durar más de 30 minutos.

¿ES DOLOROSA? ¿QUÉ RIESGOS TIENE?

La exploración no es dolorosa, aunque sí puede ser algo molesta. Normalmente se notará algo de escozor al pasar por la nariz y algunos pacientes pueden tener náuseas y tos, pero no es lo habitual. Una vez colocada la sonda la exploración se tolera muy bien, pudiéndose realizar el estudio completo en más del 95% de los pacientes.

Como riesgos de la prueba se han descrito el sangrado nasal y la tos irritativa, pero estos suelen ser raros, leves y poco relevantes. La perforación esofágica es una complicación muy excepcional.

 
Translate »